Estamos en: http://juventudpolítica.wordpress.com

07 abril 2006

Pasión ministerial

La "pasión ministerial" ha sido adelantada a la antevíspera del Domingo de Ramos por Rodríguez Zapatero. Esto se hubiese escenificado historiograficamente mucho mejor en "jueves santo" porque así mientras Bono era crucificado políticamente -le han cesado- podríamos ver como su "querida" España continuaba desmembrandose paso a paso de manera inexorable gracias a la nefasta política del Sr. Zapatero.

Nefasta noticia es esta de la remodelación de gobierno llevada a cabo por Zapatero en el día de hoy; y digo que es nefasta porque Zapatero devuelve al "Ministro de los GAL y de tantas y tantas corruptelas políticas" a una cartera minsiterial, nada menos que a Interior para que negocie conforme a los dictados de Zapatero la rendición del Estado ante la banda terrorista ETA. No puede ser sino una dosis de caciquismo socialista en los tiempos que corren. En cualquier otro país el Ministro de la Presidencia de un Gobierno como el de Felipe González manchado de casos variados de corrupción galopante y de terrorismo de Estado quedaría tácitamente inhabilitado para la política, pero ya todos sabemos que "spain is different". Nadie niega que Rubalcaba es un auténtico "tiburon político" pero su oscuro pasado en los distintos gobiernos socialistas y sus maquinaciones previas al 14-M para romper la jornada de reflexión para expulsar al PP "por la fuerza" hacen que este hombre no sea apto para al decencia de la política española; este hombre no debería seguir en política activa.
El cese de Bono como Ministro de Defensa nos reafirma en la idea de que Rodríguez Zapatero se está quitando a todos los "españolistas" del PSOE y por ello hará con Bono lo que ya hizo hace pocos días con Francisco Vázquez (ex-Alcalde de A Coruña y ahora embajador en "El Vaticano"). Esta es una buena estrategia para eliminar la oposición interna y evitar así que "voces importantes" del PSOE se embarquen en una guerra política como la ya sucedida meses atrás por el Estatuto Catalán; Zapatero quiere evitar esas guerras y hace bien en ello, pero a la vez nos da a los españoles nos da otro motivo más de pesimismo porque con esto reafirma al gobierno en su posición antiespañolista, algo que hasta hoy era evidente pero que ahora pasa a ser un pilar básico de la política gubernamental. Con Bono el PSOE arrasaría en unas elecciones en España y con Zapatero el PSOE intentará arrasar España con su política de tierra quemada.

Con respecto de Jose Antonio Alonso poco hay que decir sino es que ha pasado por el Ministerio del Interior sin pena ni gloria, sin ninguna actuación importante a sus espaldas salvo el cumplimiento de órdenes zapateriles para aflojar la política antiterrorista y esconder en la medida de la posible cualquier trapo sucio que pudiera salir sobre el 11M. Ahora "le traspasan" a defensa cuando por todos es sabido que la cartera que él realmente desea es la de Justicia -él es juez- aunque es preferible que no le den dicha cartera pues ya ha manifestado a la largo de vida en más de una ocasión que Batasuna, es decir ETA, debería ser legalizada. Recuerdenmelo si me equivoco pero Juan Antonio Alonso será designado Ministro de Justicia en 2007, justo cuando Zapatero mande a Lopéz Aguilar como candidato a la presidencia de las Islas Canarias.

Y qué decir de Maria Jesus San Segundo más que ha sido la Ministra que ha aprobado el retroceso del sistema educativo y la posibilidad de que a partir de ahora en vez de formar personas se formen auténticos borregos intelectuales. Es una de la 3 ministras peor valoradas del ejecutivo junta a "la Narbona" y la "chica de las zapatillas" y los pisitos de 30 metros cuadrados. Creo que es acertada la decisión de liquidar a esta Ministra pero entonces debería reprobar también la LOE que ayer se aprobo en el Congreso de los Diputados; además quitar a esta "ministrilla" para ponernos a la "cuota progre" de la familia Calvo Sotelo pues como que no sirve de mucho ya que como muy bien ha dicho Ignacio en "La Palestra" de hoy en La COPE esto no es más que más sectarismo y más radicalismo izquierdista.

Tal y como ya ha dicho Rajoy, con estos cambios no se favorece precisamente el acercamiento pretendido por el Gobierno entre gobierno y oposición pues el Partido Popular no se fía de Rubalcaba y los españoles tampoco nos fiamos.


Visitas recibidas hasta hoy: