Estamos en: http://juventudpolítica.wordpress.com

12 abril 2006

Jugar con las palabras

No, está equivocado, no hablaré de sopas de letras ni tampoco de crucigramas, trataré algo serio. A menudo, solemos utilizar varios términos para referirnos a un mismo significado. Esto puede no tener relevancia alguna cuando se trata de temas menores o en un ambiente coloquial...sin embargo, hay un problema y es que a veces trasciende a toda la sociedad. El clima de confusión generado por este uso inapropiado de la palabra no es propicio para el normal desarrollo de una sociedad y mucho menos para la transparencia.


Pero, vayamos al grano: en España se confunde el tocino con la velocidad, y por ello escribo este artículo. Por la historia de nuestro país, por los acontecimientos del último siglo, y por el interés político que reina en nuestros tiempos, la frontera entre patriotismo y fascismo se ha diluido. Ya no existe una separación, o mejor dicho, determinados sectores de la sociedad quieren acabar con ella con el único propósito de confundir, manipular y dividir a toda una sociedad. ¡Nada! , que determinados personajes se empecinan en divulgar que patriotismo y fascismo son conceptos análogos. Y yo les respondo: “no señores, ustedes se equivocan”.


Parece ser que no entienden algo, y es que fascismo es un movimiento político y social de carácter totalitario que se produjo en Italia, por iniciativa de Benito Mussolini, después de la Primera Guerra Mundial y que posteriormente se ha extendido a otras naciones. La palabra fascismo delimita, cerca a la sociedad, se refiere a un sector de la sociedad. Sin embargo, no tiene nada que ver con patriotismo que no es una ideología, que no es política, sino que se trata de algo más humano, es un sentimiento y una conducta propias de personas que aman su patria y luchan por lo mejor para ella. No hay distinción, ahí entramos todos, de derechas y de izquierdas, fascistas y anarquistas, a nadie se le priva de ser patriota, navegamos en el mismo barco, no existe mayor igualdad: no hay clases, no hay ideologías, es un sentimiento compartido por todos los patriotas, ¡ahora hay algo que nos une!. Yo, como patriota me enorgullezco de ser Español, pero esto no quiere decir que rechace o me oponga a otras culturas, simplemente lucho por España y no por un color político. Cuando se habla de la patria no se habla de gobierno ni de oposición, el tema en cuestión es España. Con su nombre y en su nombre no se juega, tampoco queremos que se jueguen con nuestros sentimientos, nadie va a venir a juzgar mi sentimiento Español, y podrá calificarme tan sólo de patriota. Sentir los colores de una bandera, no es sentir un partido político, es sentir una Tierra, unos valores, un pueblo, una historia...


Por eso te pido: ¡¡ No te ciegues, reflexiónalo !!

Es un artículo escrito por Ruben Labrado.


Visitas recibidas hasta hoy: