Estamos en: http://juventudpolítica.wordpress.com

26 marzo 2006

Un análisis aposteriori del "alto el fuego"

Son enormes los caudales de tinta que han corrido estos últimos días acerca del “alto el fuego permanente” que E.T.A. declaró efectivo a partir del pasado viernes 24 de Marzo de 2006 y por ello mismo he decidido esperar unos días para hacer un análisis del asunto de manera cuidadosa y articulando cual es mi verdadera visión sobre este aspecto en sangre fría. Hay muchas ocasiones en que es de sabios esperar y hablar, aunque sea más tarde, con correctitud y haciendo gala de un análisis lo más objetivo posible.

Nadie se va a sorprender lo más mínimo si afirmo que este comunicado de ETA supone un cambio en las formas aunque quizás esto no se corresponda con el fondo de sus ideas. El verdadero declive de ETA, y desde ello podemos ir analizando su evolución hacia templar su “radicalismo”, comenzó tras asesinar a Miguel Ángel Blanco; un asesinato con premeditación, alevosía y a sangre fría que hizo surgir un estupor generalizado a todo el pueblo, un estupor hacia ETA que hizo que los etarras pediesen el beneplácito y el cobijo de ciertos sectores de la sociedad y el nacionalismo vasco para con ellos y sus actos y/ó fines. Ninguno olvidamos, por jóvenes que seamos, aquella gran movilización nacional por una misma causa; no se recordaba semejante unidad en el pueblo de España desde hacía siglos –y que alguien me corrija se en esto “he metido la gamba”-. Poco tiempo después –tiempo histórico- de aquel magno asesinato ETA declaró una tregua, una tregua que posteriormente supimos, y así lo demuestran los hechos, que no era más que una tregua para rearmarse y a la vez conseguir que al Sr. Aznar –Presidente del Gobierno por aquel entonces- le diese un supino interés para que pasase a llamar a quienes le intentaron asesinar 3 años antes como “Movimiento de Liberación Vasco”. Pocas cuestiones me verán a mí criticar del gobierno de Aznar pero esta es una de ellas pues creo que aquella supina rapidez de la Audiencia Nacional por acercar algo más de 100 presos a las cárceles vascas suponía, de facto, pagar un precio político a ETA. Pero, en realidad, el “cambio de línea” de ETA llegó tras el 11M puesto que visto el abrumador rechazo que desató aquella terrible masacre pues ellos hubieron de abandonar la vía de los atentados indiscriminados si no querían perder el escaso apoyo social que ya les quedaba.

Mucho se ha fagocitado estos días en los medios de comunicación –siendo a veces más que de comunicación de manipulación- sobre si esta tregua es definitiva o no, y aquí quiero subrayar las palabras de un viejo militante del socialismo vasco que ha dicho que “sabiendo con quien tratamos no podremos afirmar que esto es definitivo hasta que entreguen las armas y se disuelvan”. Pues señores, esa frase tiene y tendrá plena vigencia durante todo el tiempo que dure este “alto el fuego permanente” que todos esperamos que sea para siempre.

No sabemos si este “alto el fuego” será para siempre o no pero lo que si que sabemos con total certidumbre es que el gobierno de Zapatero llevaba más de un año negociando con ETA –concretamente desde el verano de 2004 cuando ETA envió una misiva al ejecutivo zapateril- mientras esta ponía bombas y amenazaba a los empresarios vascos. Y ahora es cuando llega mi critica al gobierno, ¿es eso ético?¿Se nos puede decir que llega el “principio del fin” mientras nos extorsionan y ponen bombas en nuestros comercios?; creo pues que la actitud del ejecutivo central durante todo este tiempo ha sido indignante e hipócrita. Ahora estamos ante una situación nueva, lo quieran ustedes o no, ya que ETA está ahora más débil que nunca y es ahora cuando bajo la unidad de todos los partidos se la debiera derrotar de una forma clara y contundente; y esa derrota supone que los verdugos pidan perdón público a las víctimas y se rijan por el Estado de derecho. Sólo con esas premisas podremos decir alegremente que ETA ha acabado pero mientras todo lo que sea brindar con champan es propio de ceporros políticos y no de gente con dos dedos de frente.

El Partido Popular, con Mariano Rajoy al frente o con quien sea, debe apoyar al gobierno para que este no tome el camino equivocado y consiga que ETA se rinda y no que se rinda el Estado de Derecho. Hacer otra cosa, o hacer política baratera con esto sería propio de soplagaitas desesperados que no miran mucho por el bien común. Y es aquí, donde quiero hacer un inciso para recordarle al Sr. Losantos que no está en posesión absoluta de la verdad y que sus duras criticas a Rajoy contribuyen a hacerle el juego político a Zapatero para arrinconar cada vez más al PP; espero, pues, que el Sr. Rajoy no caiga en sus edulcorantes palabras mañaneras y no entre en la confrontación directa con una tregua “histórica” de por medio ya que sería un error imperdonable.

Señores, mucha prudencia pero demos pasos inequívocos y conjuntos.


Visitas recibidas hasta hoy: