Estamos en: http://juventudpolítica.wordpress.com

04 enero 2006

La crisis que se nos viene encima

La crisis economica y social que se nos viene encima es ó "va a ser" de tal magnitud que las crisis económicas de las dos últimas legislaturas de FG pueden quedarse en algo liviano en comparación con esto. Como bien han dicho ya diversos economistas con prestigio fuera y dentro de nuestras fronteras el como marcha la economía de un país lo podemos ver en la confianza que los inversores extranjeros tienen en ella a la hora de invertir aquí; y si miramos el dato de la inversión extranjera vemos que en 2005 se ha reducido en un 97% con lo cual es un simple indicador de que esto no va viento en popa como nos están diciendo.
Ya no es sólo eso, es que si los tipos de interés continuan al alza (no olvidemos que debemos fijarnos en el EURIBOR que es el indicador de referencia para las hipotecas) la economía va a hacer "crack" porque nuestra economía está basada en la construcción y en los servicios; en la demanda interna vaya. Por ello, una subida de los tipos ahogará a las familias que tienen que hacer frente a préstamos hipotecarios ya que les subirá la cuota mensual de los mismos, lo cual a su vez produce que vaya habiendo menos dinero para consumir. A todo esto se unen los pésimos datos de paro que nos están acompañando durante los tres últimos meses y que han hecho que un año con una regularización masiva de inmigrantes (más de medio millón) quede para la posteridad como un año en el que el paro sólo se redució en 9.700 personas. Si creían que todo esto era poco tenemos también las encuestas del CIS que nos indican que los españoles confían cada vez menos en la economía; ya son un 35% de españoles los que creen que va a ir mal o muy mal en este año que acabamos de abrir, y un 30% más los que creen que no va a mejorar.
Todo lo dicho hasta ahora son los ingredientes perfectos para una crisis socio-economica de proporciones biblicas si tenemos en cuenta que según las últimas estimaciones oficiosas hay en España cerca de 5 millones de inmigrantes legales e ilegales que no están aquí de paso sino que han venido a quedarse y a intentar prosperar aquí. Con todos estos datos y predicciones sobre la mesa el Gobierno debería dejarse de lanzar mítines políticos un día sí y al otro también para tomar alguna medida para intentar corregir esta tendencia de nuestra economía. Pues bien, al contrario de tomar medidas económicas el Gobierno se dedica a seguir empeorando la imagen de España en el exterior lo que hace que las inversiones del extranjero en nuestro país sigan reduciendose. ¿No sería mucho mejor reunirnos con EEUU que con un farlopero -Evo Morales-?¿Dónde se ha dejado Zapatero el sentido de Estado del que tanto hablo en su día?. El otro aspecto influyente de cara a las exportaciones (que también se reducen como la pólvora) es la baja productividad de nuestra economía que unida a las altísimas tasas de inflacción que venimos sufriendo hace que nuestros productos sean carísimos en el mercado exterior y que cada vez los compre menos gente. Ahora bien, ustedes se preguntaran como mejorar la productividad (la inflacción se contiene subiendo los tipos pero ello es algo que deberíamos olvidar puesto que una subida de tipos haría reventar nuestra economía por los cuatro costados), y yo que no soy un experto economista -ni mucho menos- les puedo decir que podíamos fijarnos en el módelo industrial de Japón (uno de los países con mayores cotas de productividad en todo el mundo), por poner un ejemplo.
Hace falta desde hace ya bastante tiempo una reforma del mercado de trabajo que haga más eficiente y productiva a nuestra economía, y esa reforma debe hacerse esten de acuerdo o no los agentes sociales. Como bien dijo Solbes (últimamente anda lúcido el vicepresidente económico) los salarios deben ir ligados a la productividad del trabajador, y esto es algo que los sindicatos -creo- jamás van a aceptar porque para ellos un mismo trabajo, seas o no más productivo que tú compañero, merece un mismo salario para ambos. Por ello digo que hay que plantear la reforma del mercado laboral en términos económicos, en términos que favorezcan nuestra productividad y eficiencia porque ello será lo que nos permite exportar más y generar más riqueza a nuestro país, una riqueza que es revertida sobre los ciudadanos ya que si las ventas y exportaciones decaen cada vez serán necesarios menos trabajadores. Quizás no sea una medida muy popular que digamos pero habría que abaratar el despido para dar un mayor dinámismo y movimiento a nuestro mercado de trabajo; ¿a cuento de qué va a cobrar un trabajador 1 mes de indemnización por cada año trabajado cuando le despiden?. Vale que cuando concurre causa de despido ilícita se haga tal indemnización pero cuando en el despido no concurre causa ilícita la indemnización debería ser más reducida, en torno al salario correspondiente a dos u tres meses para cubrirle así al trabajador un tiempo mínimo para que pueda encontrar un nuevo trabajo.
Que puede conllevar a una crisis económica es obvio pero quizás ustedes se pregunten, ¿cómo va esto a suponer una crisis social a nivel nacional?. Muy sencillo, ¿en caso de pérdida de empleo quienes son los primeros perjudicados?; todos sabemos que serían los inmigrantes, con lo cual las situaciones vividas hasta hace poco tiempo en Francia podrían quedar en pura anécdota con lo que ocurriría aquí. Aparte de esto, creo que no es necesario tener un master para saber que cuando la gente comienza a quedarse sin trabajo comienzan a salir a la luz todo tipo de problemas sociales que se ven agudizados por la falta de empleo.
Un aumento de nuestra productividad y eficiencia así como una flexibilización y liberalización del mercado de trabajo unidas a una sustancial mejora de nuestra política exterior harían que España borrase de su futuro cercano los nubarrones negros que se ciernen sobre nuestra economía. Todo esto para solucionar los problemas que se atisban ahora, pero que nadie olvide que como mucho para 2015 o incluso antes habrá que afrontar una dolorosa pero necesaria reforma de nuestro sistema de pensiones para ir poco a poco llevandolo al término en el que las pensiones sean en un 40% sufragadas por el Estado y en un 60% por fondos privados.


Visitas recibidas hasta hoy: