Estamos en: http://juventudpolítica.wordpress.com

19 enero 2006

En el día de mi vigésimo cumpleaños siento impotencia ante la ignominia

Más que un post de opinión esto es una reflexión personal que hago en el día de mi vigésimo cumpleaños -si, hoy cumplo 20 añitos-. Hoy quizás como regalo de cumpleaños el Sr. Presidente y su partido me regalen la desmembración de España plasmada en un texto legal, un texto de díficil cambio aposteriori. En mi jóven vida no recuerdo ni el 23F ni otros muchos momentos históricos de nuestra querida España por el hecho de no haberlos vividos, no tengo conciencia de los GAL ni de FILESA ni de los escándalos de Felipon al igual que tampoco tengo conciencia de la primera víctoria electoral de Aznar en 1996; digamos que el primer recuerdo de política es aquellos terribles días en los que ETA secuestro a Miguel Angel Blanco para asesinarle después a sangre fría y provocar así que un país entero cambiase radicalmente su mentalidad con respecto a ETA de forma definitiva y saliese a la calle para pedir el fin de ETA -mientras escribo esto se me ponen los pelos como escarpias al recordar aquellos hechos-.
Años después y con Aznar ya con mayoría absoluta un 11 de Septiembre de 2001 yo pintaba tranquilamente las paredes de unos almacenes propiedad de mi familia con la radio puesta cuando de repente se cortó la emisión del programa para emitir una noticia de alcance internacional "una avioneta se había estrellado en las Torres Gemelas de Nueva York". Acto seguido paré la radio porque "me rallaba" pero he ahi mi sorpresa cuando a la media hora enciendo la tele y me veo detrás de Matías Prats un avión en pleno vuelo directo contra la otra torre; la estupefacción fue brutal. Diez minutos después Matías dijo "la reacción norteaméricana puede ser parecida a la de Pearl Harbor", y ahi fue cuando se me nublo la vista y afloro ese pequeño militarista que llevo dentro para apoyar fervientemente a los EEUU y desear que liquidasen a los criminales. He de reconocer, pues, que me gusta el ámbito militar y que soy partidario de que todo país para hacerse respetar debe tener una potente fuerza militar, de ahi uno de los motivos de mi profunda admiración a la sociedad norteaméricana.
Dos años y medio después de aquellos terribles hechos pude ver como unos atentados contra población civil dirigidos expresamente para derribar al gobierno popular tenían efecto inmediato y provocaban un vuelco electoral que suponía para el PP unos 30 escaños menos de los que le daban las encuestas casi unanimemente. Ese vuelco electoral dió lugar a la investidura de Zapatero, que a la postre vino a "desplegar" sobre España lo peor y más rancio de la izquierda ideológica, es decir, la aniquilación de la oposición a la vez que se vende a la patria que te ha elegido a precio de saldo; al precio de lo que cuesta el sillón presidencial. Hoy, pasados casi dos años de aquellos ignominiosos días, contemplo con esperpento como se desguaza la nación en la que yo he vivido y que además ese desguaze únicamente se debe a razones aritméticas ya que al PSOE no le llega con los 164 escaños y necesita apoyos de los radicales antiespañoles. Así pues, asistimos -hoy en día- impotentes a la venta de nuestra nación por el "módico precio" de 8 escaños parlamentarios, ¿tan poco vale para ustedes España Sres. del PSOE?. Para mí, España vale mucho, muchísimo pero para los dirigentes del PSOE el precio debe ser muchísimo menor, incluso por debajo del "precio de coste". Ignoran o no quieren ver la sangre, el sudor y las lágrimas que ha costado construir esta gran nación en la que vivimos, y digo que lo ignoran porque la venden a cambio del apoyo de 8 parlamentarios durante dos años.
Si quieren ponerle precio a España yo les diré cual es el precio, y no es otro que la suma del valor de la vida de todos los españoles, es decir, España tiene un valor incalculable aunque algunos lo quieran reducir prácticamente a cero para venderla a cambio de 8 votos parlamentarios como si de un cambio de cromos se tratase.
Hoy más que nunca, VIVA ESPAÑA


Visitas recibidas hasta hoy: