Estamos en: http://juventudpolítica.wordpress.com

30 enero 2006

El soterramiento del idioma común

Asistimos impertérritos a la deshonra de la lengua común a todos los españoles y a la discriminación cultural que pretende hacer la Generalitat con el amparo del Gobierno del Castellano haciendo que todos los funcionarios tengan como deber ó como mérito determinante (que en la práctica y sabiendo quien gobierna allí viene a ser lo mismo) el conocer el catalán.

Se puede fomentar el catalán, cosa que me parece bastante lógica y correcta, pero de ahí a exigirlo para las funciones de funcionario público en España (no olvidemos que Cataluña es España) cuando el único idioma que deben conocer todos los españoles es el Castellano me parece una verdadera atrocidad para con el Castellano en esta región española. Esto es como la “solución final” de los nazis para con los judíos sólo que esta vez en vez de morir humanos hieren de muerte al idioma oficial en todo el Estado.

Ya lo dijo en su día Joan Laporta (si, ese que se queda en calzoncillos en los aeropuertos) que había que construir país y que “su barça” lo iba a hacer. Y efectivamente tienen no sólo tienen que construir país sino que tienen que construir nación y cultura diferente a la española porque ellos más que nadie saben que son españoles y que no tienen base social ni histórica real para reclamar tratos especiales ni la independencia ni tampoco que se les denomine nación. Iba a decir que el régimen nacionalsocialista de Cataluña es un régimen de palurdos, pero me equivocaría puesto que la definición correcta es llamarles nazis.

Son nazis porque discriminan y odian todo lo que “huela” a español, ya sean personas, instituciones, cultura, etcétera, etcétera. Bueno, cabe una excepción, y es que lo único español que no odian es el dinero; eso si que les gusta, les gusta robarselo a los demás porque supuestamente ellos tienen unos derechos especiales sobre el resto y por ello deben ser superiores al resto. Todo esto, en síntesis en la concepción de la ideología nazi, ya que mientras los nazis alemanes abogaban por una raza aria superior y pura los nazis catalanes optan por destruir la cultura española además de expoliar su historia y su dinero.

Tras esta diatriba que muchos podrán considerar anti-catalanista pero que en realidad es anti-nazi, vuelvo a pedir la aplicación del Art. 155.1 sobre Cataluña para así suspender su autonomía y poder empezar de cero, es decir, que el Gobierno suspenda la autonomía catalana y que de a Cataluña un Estatuto donde se le reconozca el mismo “status” y competencias que tienen comunidades como Murcia, Extremadura, Castilla la Mancha, Cantabria, La Rioja, Castilla y León, etcétera ya que eso sería lo justo. A partir de ese nuevo Estatuto concedido por el Gobierno a la comunidad catalana se procedería a convocar elecciones regionales en Cataluña para elegir un nuevo parlamento que gobierne a la comunidad en base a los textos legales del nuevo Estatuto y la de la Constitución Española.


Visitas recibidas hasta hoy: