Estamos en: http://juventudpolítica.wordpress.com

28 enero 2006

El conflicto palestino-israelí

Tras la reciente victoria electoral del grupo terrorista de Hamas en Palestina llegando a obtener 76 de los 132 escaños del parlamento palestino mientras sus rivales de Al Fatah quedaban en la “ridícula” cifra de 43 escaños de esos 132 antes mencionados, se ha desatado la madre de todas la batallas diplomáticas a nivel mundial para intentar situar al “cuarteto de Madrid” (Rusia, UE, USA y ONU) de lado de sus postulados.

Creo que lo conveniente no es que ese cuarteto se sitúe en un postulado u en otro sino que lo conveniente y lo primordial sería intentar finiquitar un conflicto “bélico” que dura ya casi 60 años (desde 1948). Tradicionalmente yo he apostado por el apoyo sin paliativos hacía Israel, hacía su política para con Palestina, pero creo que ahora –después de que se celebren en Marzo las elecciones en Israel- es el momento de conseguir una “solución final” para este conflicto. La solución territorial sería –creo yo- volver a las fronteras del 67 y que Palestina con esos territorios funde, por fin, ese Estado que tanto reclama, para ello sería necesaria no sólo la colaboración israelí sino que las facciones palestinas abandonen el terrorismo y reconozcan como válidas las fronteras del 67 así como el derecho de Israel a existir. Con esas bases sentadas el acuerdo sería factible entre ambas partes y ya lo primordial pasaría a ser el darle salida a todos esos terroristas que integran las diversas facciones palestinas.


Esos terroristas llevan toda la vida siendo terroristas y seguramente que no sepan hacer ninguna otra cosa así que quizás lo más lógico sería que dichas facciones pasasen a formar parte del ejército del futuro Estado de Palestina, porque todo estado necesita un ejército y en este caso creo que no existe salida más factible ni para los terroristas ni para lo que sería el propio estado palestino que la que aquí propongo.

Israel siempre ha mostrado su buena voluntad para solucionar el conflicto pero son los árabes los que en más de una ocasión no han aceptado las fronteras acordadas, ni siquiera las de 1947 –auspiciadas por la ONU-. Pese a esa buena voluntad de Israel los árabes les han atacado en 4 ocasiones –hablo de guerra abierta y no de lo que hay ahora mismo- y en todas Israel ha ganado contra ejércitos numéricamente superiores. Así pues, ¿Quién es el responsable de la situación actual y de todo este conflicto?; pues la respuesta es que los culpables son los árabes que nunca han aceptado que Israel sea constituido donde históricamente le corresponde. Los árabes nos han intentado vender la falacia de la opresión israelí y hemos de reconocer que lo han sabido hacer igual de bien que lo hacen los nacionalismos periféricos españoles para con sus falaces ideologías discriminatorias.
Sres. Israel no oprime, Israel se defiende de los continuos ataques árabes.


Visitas recibidas hasta hoy: