Estamos en: http://juventudpolítica.wordpress.com

08 enero 2006

¿Dónde queremos llegar?

Dónde quiere llegar España y su pueblo sino es a un enfrentamiento civil causado por una política rencorosa de toda esa izquierda aún hérida por la derrota bélica hace casi 70 años. Muchos en la izquierda aún hoy consideran necesaria una venganza "contra el fascismo", obviando -como casi siempre- que de su ideología bebe el fascismo, que de su idelogía nació el fascismo y es allí donde aún hoy en día perdura esa trasnochada idea del insulto como argumento preciso y de dar válidez a la democrácia únicamente cuando esta da como ganador a esa izquierda de la que hablamos.
Tras las manifestaciones -que en realidad fueron una lectura precisa de la Constitución- del Tte. General Mena la izquierda mediáta y política se ha dedicado a insinuar que el PP prepara un golpe de Estado y que se está cerrando "el circulo" sobre el Gobierno para derrocarlo. Se equivocan en todo, aunque no les negaré que un pueblo decente como el Español merece un gobierno decente y por ello el objetivo de nosotros, la oposición, siempre va a ser derrocar al Gobierno pero por la vía legal, por la vía de la aplastante mayoría que los ciudadanos nos van a otrogar en las próximas elecciones para poder gobernar. El PP, y la derecha en general, no prepara ningún golpe de estado ni nada parecido sino que únicamente constituimos una oposición democrática y legítima para hacer ver a los españoles que nuestro actual gobierno es un genocida contra nuestra moral y un asesino para con nuestra rectitud y nuestro "caché" internacional. Sólo queremos echar democráticamente del póder a la izquierda que hoy en día lo obstenta, por tanto, no creo que por ello se nos puede calificar de fascistas y quedarse tan ancho.
Hace ya algo más de 70 años la izquierda veía a la legalidad repúblicana como un paso más hacía su más que deseado "Estado Socialista" (todo el poder a los socialistas, como ya rezaban diversos editoriales de "El Socialista" en aquella época); por ello perpetraron varias intentonas para acabar con dicha legalidad -acatada y respetada por la derecha- e imponernos una dictadura del proletariado, un fascismo puro y duro. Tras las elecciones de febrero de 1936 a las que el PSOE y toda la izquierda en general acudió con el lema de que si no ganaban irían a la guerra civil (fijense ustedes que democrática que es esa izquierda que hoy en día intenta darnos lecciones de democracia) sucedieron varios asesinatos de personas de uno y otro bando hasta que por fín el 18 de Julio de ese mismo año se produjo ese alzamiento nacional que trataba de librar a nuestro país de sufrir una innominiosa dictadura comunista, a imagen y semejanza de lo que Stalin hizo en Rusia. Mucho se ha dicho de aquellos tiempos, pero lo cierto es que se trataba de liberar a España del yugo comunista que la atenazaba. Cierto es que tras ese alzamiento y la posterior confrontación civil se instauró en España una dictadura que no era ni mucho menos lo deseado. De aquella dictadura se habrán dicho muchas cosas pero lo cierto es que hizo cosas muy negativas para España y otras muy positivas, pero de lo que más "orgulloso" quedó Franco fue de haber conseguido crear en España esa "clase media" con la que Marx no contó en sus postulados y que imposibilita de facto que sobre España vuelva a sobrevenirse una amenaza de dictadura comunista apoyada por parte del pueblo.
No es lo ideal ni mucho menos, ya que se iría al garete nuesto nivel de vida, pero si hoy en día hubiese que hacer algo parecido a lo que ya ocurrió hace 70 años yo apoyaré esa acción, y la apoyaré porque en estos momentos la democrácia española está seriamente amenazada por una izquierda que aún conserva en su seno esas ansías totalitarias que siempre la han caracterizado en lo más profundo de su pensamiento ideológico "de base". Dios no lo quiera, pero si la única manera de "salvar" la democrácia española es sacando al Gobierno por la fuerza, tal y como se hizo hace 70 años, yo estaré con los que decidan apostar por España y salvar la democrácia que en estos momentos está seriamente amenazada por una izquierda desestabilizadora y radical.


Visitas recibidas hasta hoy: