Estamos en: http://juventudpolítica.wordpress.com

09 enero 2006

Apliquen el 155 en Cataluña y borren a los nazionalismos del mapa político

El Art. 155 de la Constitución Española permite suspender la autonomía a cualquier comunidad autonóma en el interés general de la nación española, pues bien, Sres. políticos apliquenlo sobre Cataluña.
Los movimientos sismicos a los que está sujeta en la actualidad la política española son de tal magnitud y por una causa tan concreta que lo más sensato para el interés general de España no sería poner unos cuantos tanques en la Generalitat sino aplicar el Art. 155 de la CE para suspender la autonomía catalana. La solución no es sacar los tanques a la calle porque ello implicaría casi con total seguridad una guerra civil u al menos un golpe de Estado que posiblemente heriría de muerte nuestra ya frágil democrácia; además de no ser la solución pues tampoco es rentable porque para contrarestar a cuatro pelagatos radicales que "se giñan" con el sólo hecho de oir la palabra España no es necesario sacar los tanques, ni mucho menos. Sres. que son 4 imbéciles, no hacen los tanques, basta con aplicar el 155 de nuestra Carta Magna.
El nacionalismo separatista radical es una ideología propia del siglo XIX, el Siglo de los golpes, y por tanto bajo ningún concepto podemos permitir que estos "cuatro bobos" consigan reeditar en el Siglo XXI lo que fue el Siglo XIX. La inestabilidad política que proporcionan los resultados electorales que no otorgan mayoría absoluta a ningún partido político hace que los gobiernos dependan total y absolutamente de nacionalismos radicales y separatistas que no velan jamás por el interés nacional. Ese nacionalismo además de crear inestabilidad al conjunto de España, es el que ha provocado una situación de tensión como la actual que nos hace inclinarnos por aplicar el Art. 155 de la CE para evitar que en un futuro no muy lejano se tengan que aplicar los tanques sobre las ciudades catalanas.
Para evitar estas tensiones políticas y territoriales cuasi constantes lo óptimo, lo lógico y lo adecuado sería borrar del mapa a los nacionalismos; pero ojo!, no abogo por borrarlos del mapa en los mismos términos que Irán quiere borrar del mapa a Israel sino que a los nacionalismos se les debe borrar del mapa con pragmatismo político, con cifras y comparativas económicas (que al fin y al cabo es lo que importa) y sobre todo con la modificación de la ley electoral. Una modificación de la ley electoral tal y como la que propuso Juan Carlos Rodríguez Ibarra hace un tiempo, es decir, establecer un mínimo de votos necesario para poder tener representación parlamentaria; y ese mínimo debería establecerse en el 5% de total de los votos estatales. De este modo en unas elecciones donde voten 20 millones de ciudadanos con derecho a voto pues no obtendría representación parlamentaria alguna ningún partido que no sobrepasase el millón de votos.
Volviendo al tema principal de este artículo, -la aplicación del Art. 155 de la CE sobre Cataluña-, las razones para llevar a cabo lo propuesto son variadas y diversas en lo que se refiere al ámbito de cada una. La aprobación de leyes contra la libertad de expresión, la política lingüística de persecución contra el Castellano (lengua oficial en todo el Reino) y a insubordinación al mandato de la CE al propugnar reformas Estatutarias con un abierto marcado carácter anticonstitucional son algunos de los ejemplos que hacen cuasi obligatorio que se aplique el Art. 155 de nuestra CE sobre Cataluña.
Como ya he mencionado antes, es mucho mejor para todos aplicar el 155 de nuestra Constitución ahora sobre Cataluña que esperar sin hacer nada a que en un breve espacio de tiempo sea el Ejército quien aplique los tanques sobre las calles catalanas. Es no es ninguna amenaza, Dios me libre, sino que es la simple constatación de una realidad tan siniestra para los intereses de España que de seguir así será necesaria, como ya he dicho antes, la intervención militar.


Visitas recibidas hasta hoy: