Estamos en: http://juventudpolítica.wordpress.com

23 diciembre 2005

Vuelve la censura

Tal y como nos informa el Pravda el Gobierno a través de su Ministerio de Industría, capitaneado por el ladron de Montilla, pretende resucitar la censura que Franco ejerció durante su dictadura para evitar que salgan a la luz informaciones que vulneren la doctrina oficial que el Gobierno imparte.
No contento el nazionalsocialismo que nos gobierna con el régimen nazi instalado en Cataluña ahora se proponen extender el yugo del nazionalsocialismo y la censura a toda la nación para evitar así que nadie les contradiga, para acabar con la libertad de expresión y opinión y para liquidar definitivamente el régimen democrático, cuya deriva es a la quiebra desde que se instaló el infame Gobierno del Sr. Rodríguez en marzo de 2004. La deriva totalitaria y antidemocrática del Gobierno Español aumenta exponencialmente en proporción al aumento de las críticas hacia la nefasta política de nuestro desgobierno.


Según el anteproyecto de ley, que lleva la firma del infame Montilla, los siete miembros del consejo serán designados por una mayoría de dos tercios por el Congreso. Su mandato será de seis años, superior a la duración de una legislatura.

Incumplir las obligaciones en defensa del pluralismo
(incluido el lingüístico) y de los derechos de los ciudadanos se considerarán
faltas muy graves, así como vulnerar los principios de objetividad y veracidad
de las informaciones, la no separación entre informaciones y opiniones, la
vulneración del derecho al honor, la fama y la intimidad personal y familiar y
la protección de la infancia y la juventud.


La ley prevé también la suspensión "temporal" mediante
la emisión de una imagen en negro que ocupe toda la pantalla en los casos en los
que las televisiones cometan una infracción muy grave que afecte a los
contenidos audiovisuales.



Se intenta concluir así con el proceso de anexión entre los tres poderes del Estado para el sea el Gobierno quien pueda controlar a la justicia, a los medios y a la sociedad en definitiva. Se culmina así un proceso de reencarnación de la censura franquista. La libertad de los ciudadanos queda supeditada a que no estemos en contra del Gobierno, es decir, sólo será admisible y veraz aquello que se diga en favor y halago del Gobierno.


Visitas recibidas hasta hoy: