Estamos en: http://juventudpolítica.wordpress.com

18 diciembre 2005

Solbes pone el sentido común y los partidos catalanes escupen la bilis

El texto elaborado por Pedro Solbes con respecto al artículado económico del Estatut tiene bastante sentido común y coherencia, cuestión por la cual el gobierno nazionalsocialista de Cataluña (ERC, PSC e ICV) y sus amigos de CiU han salido en tromba a decir que esta propuesta es de todo punto inaceptable. Claro que esta "ineceptabilidad" se corresponde porque la propuesta elabora por Solbes utiliza el sentido común y desmonta por completo todo el entramado económico-financiero que el nuevo Estatut queria establecer en Cataluña. "Digna" de reseña es una frase en la propuesta de Pedro Solbes que dice como continua:
"la Agencia tributaria catalana sólo podrá gestionar
tributos propios y los que les ceda el Estado"
Era algo que todos exigíamos puesto que para conservar la unidad de la "caja única" y el libre mercado en todo el territorio nacional pues era extremadamente encesario que las cosas siguiesen como hasta ahora, es decir, que cada comunidad sólo pueda controlar los impuestos que el Estado les haya cedido o que sean suyos propios y no aquellos impuestos que pertenecen al Estado. No es que con esta medida se este siendo insolidario con una comunidad autonóma sino que se intenta así mantener la "caja única" de la seguridad social y un mercado económico regulado por las mismas normas en todo el territorio, evitando de paso que cierta comunidad autonóma goze de privilegios fiscales u sociales con respecto a otras comunidades autonomas.
No queremos la limosna que nos pretendían dar con el nuevo Estatut en concepto de "cuota de solidaridad" sino que queremos que todos los ciudadanos sean iguales ante la ley y no la creación de privilegios fiscales en función de cual sea la comunidad autonóma en la que vivas. No queremos eso, ya que eso implacaría volver a la época de los Reinos de Taifas en la que incluso había que pagar aranceles para pasar de un reino al otro. Es más, esa "cuota de solidaridad" llevaba implicita una especie de superioridad moral de los catalanes sobre el resto de los españoles, así como diciendo tomad esta limosna pobres desgraciados. Ni queremos, ni aceptamos, ni aceptaremos lo que proponía el Estatut, entre otras cosas, porque este último etaba hecho a partir de la idea de que Cataluña es una cosa distinta de España cuando en la realidad Cataluña es una parte más de España como lo puede ser Segovia o Cáceres.
Además de lo ya dicho desaparecen del artículado del texto aquellos puntos que evocaban los "derechos históricos", más que nada porque dichos "derechos" son una ficción del víctimismo nazionalista catalán para basar en ellos sus tesis independentistas radicales. Hablar de derechos históricos es como querer que toda la historia converga en el momento actual, es como querer que todos los privilegios que pueda haber tenido un territorio en la antigüedad convergan en la actualidad; cuando todos sabemos que con la Constitución nos dimos una reglamentación jurídica igual para todos "borrando" el pasado para poder hacer un presente de provecho y un futuro envidiable como nación única e indisoluble que es la española.
Como ya he dicho en el primer párrafo de este texto, los nazionalistas catalanes han salido en tromba para críticar el proyecto de Solbes y tacharlo de inaceptable e insolidario. Eso de inaceptable será basandose en sus pretensiones ultranazionalistas pero si nos basamos en el sentido común y en la igualdad de todos los españoles pues la propuesta de Solbes es razonablemente correcta y merecedora de mi apoyo. Que esta propuesta sea insolidaria es una nueva mentira más del nazionalismo ya que si el Estado decidiese apostar por esta solidaridad estaría reconociendo que Cataluña es un ente distinto a España que emrece nuestra solidaridad, pero no es así puesto que Cataluña es una parte más del único ente existente, que es España. Así pues, el apartado de solidaridad es un absurdo puesto que tener solidaridad con uno mismo es algo que carece de sentido ya que un mismo ente no puede tener dos caras; la solidaridad ha de ser con todo el ente y no con una pequeña parte del mismo.
Si bien la propuesta de Solbes me parece muy buena y totalmente aceptable como para mostrarse a favor de ella, lo que ya no me parecería bien es que se cediese ni un sólo ápice de esta propuesta hecha por el Ministro de Economía. Esto es lo que hay, este texto está situado en la "línea roja"; a partir del mismo el Gobierno y el Estado no pueden ni están en condiciones de ceder un sólo ápice, ni un sólo céntimo más. Si se cediese un sólo céntimo más se estaría estableciendo un agravio comparativo con el resto de comunidades autonómas, cosa que el Estado no puede consentir bajo ningún concepto a no ser que el partido en el gobierno quiera salir escopetado de Moncloa.


Visitas recibidas hasta hoy: