Estamos en: http://juventudpolítica.wordpress.com

28 noviembre 2005

El estado de la educación

Anda revuelto el panorama educativo nacional a cuenta de la nueva ley socialista de adoctrinamiento en las aulas. Cuando digo que anda revuelto no me refiero sólo a las manifestaciones y tensiones sociales a cuenta de esta ley sino también a la hipocresía de muchos socialistas cuya viva expresión es el Ministro Montilla, cuyas hijas estudian en uno de los colegios más elitistas de Barcelona, el DUTSCHE SCHULE que depende del Ministerio de Educación Alemán; colegio además en el que la religión es una enseñanza evaluable.

Sirva esto solo como ejemplo para discernir la siguiente pregunta, "si tan buena es la nueva ley socialista, ¿Por qué los más ilustres socialistas llevan a sus hijos a los colegios más elitistas?". Si no confían ni en el sistema diseñado por ellos mismos a cuento de que tienen derecho alguno a imponérnoslo al resto de mortales como si de una "ley mordaza" se tratase. Sinceramente Montilla puede llevar a sus hijas donde él crea conveniente pero si afirman por un lado que la ley propuesta es "fenomenal" pues que no repudien de ella por otro lado; un poquito de por favor.

Tras esta disquisición sobre otra de las incongruencias mayúsculas de los socialistas pues pasemos a analizar que educación queremos reportarle a nuestros hijos en un futuro. Globalmente todo es planteable en un sola cuestión, ¿Queremos que nuestros hijos sean unos borregos o unas personas de provecho?; dependiendo de cual sea la respuesta de cada uno pues merecerá la pena seguir adelante o dar por zanjado el tema pero como supongo que todos -sin excepción- queremos que nuestros hijos reciban una buena educación pues voy a seguir adelante con esto.

La educación pública en España es pura bazofia, en especial la enseñanza secundaria donde se juntan quienes no desean estudiar más y que sin embargo están obligados a seguir ahí hasta los 16 junto con aquellos que quieren progresar más aún y obtener algún título universitario o de grado superior. El error viene ya de antaño (L.O.G.S.E.) y no es otro que la obligatoriedad de escolarización obligatoria hasta los 16 años (cosa que en la práctica se diluye como el azúcar en la mar), esta obligatoriedad obliga a que una persona que no desea estudiar tenga que estar incomodando a sus compañeros y al profesorado "por ley". Pues no señor, bajen la obligatoriedad hasta los 14 años y a partir de esa edad faciliten el acceso a módulos de grado medio que enseñen a la gente una profesión y de paso faciliten que los que si quieren seguir estudiando lo hagan en unas condiciones óptimas.

Otra de las cuestiones de base que fallan en nuestro sistema educativo es la permisividad a la hora de pasar de curso. Hay una serie de materias fundamentales que debería de ser obligatorio tenerlas aprobadas para poder pasar de curso; no es lo mismo suspender Música y Educación Física que suspender Matemáticas y Lenguaje, con la primera opción se podría pasar de curso pero con la segunda bajo ningún concepto puesto que si no se poseen los conocimientos básicos del curso "x" como narices se va a conseguir el nivel óptimo para aprobar en el curso "x+1". En definitiva sólo se podrá pasar de curso con un máximo de dos suspensos siempre y cuando ninguno de estos sea en una asignatura básica (Matemáticas, Lenguaje, Ciencias Sociales, Ciencias Naturales e inglés).

El bachiller debería estructurarse en dos tramos de dos cursos cada uno (de los 14 a los 18 años), donde el primer tramo (1º y 2º de Bachiller) sea una enseñanza "general" de mayor nivel que con la educación básica y común para todos los bachilleratos para que posteriormente en los dos siguientes años (3º y 4º de Bachiller) se enseñe una educación especifica dependiendo de la rama de Bachiller que se elija al acabar 2º de Bachiller. Así conseguiremos huir de la generalidad que plantea el actual sistema y que hace que se llegue a la universidad con un conocimiento deficiente con respecto a la carrera que se va a estudiar. Evidentemente al acabar bachiller debe haber una prueba ÚNICA para certificar que se adquirido y se mantienen los conocimientos suficientes como para acceder al sistema universitario.

Ni que decir tiene que la enseñanza universitaria también está necesitada de una reforma de base que consiga que salgamos de la universidad con los conocimientos tanto teóricos como prácticos necesarios para desempeñar el puesto de trabajo para el que nos estamos preparando. No vale lo actual donde la gente sale sabiendo muchísima teoría pero sin tener ni pajolera idea de como aplicar toda esa teoría en su puesto de trabajo; "No sólo enseñen teoría, hagan que aprendamos a aplicarla en la realidad". En la carrera de A.D.E. (Administración y Dirección de Empresas) que es la que más cerca "me toca", se enseña mucha contabilidad teórica y como aplicarla pero se empeñan en que esta se desarrolle en base a supuestos y no en base a realidades contractuales, ¿Por qué en vez de ponernos en paquete de facturas para contabilizarlas nos ponen una serie de supuestos "idealizados"?

Toda esta reforma de fondo en nuestro sistema educativo no debería quedarse aquí sino que también habría que hacer hincapié en el profesorado y el nivel que este tiene. Miren, el otro día pude ver un documental acerca del sistema educativo en Finlandia (el mejor según la OCDE) y allí para ser profesor son necesarios 7AÑOS de preparación mientras que en España basta con tan sólo 3 años!!!. La consecuencia es clara, allí llegan a profesores quienes tienen verdadera vocación y sirven para ello mientras que aquí casi que cualquiera puede llegar a profesor sin un esfuerzo sublime.

Así que, por favor, que los políticos se dejen de pamplinas del tipo "yo soy más guay que tú" y se elabore sin prisa pero sin pausa una ley pensando en formar personas y profesionales óptimos para el cargo. Que se dejen a un lado la enseñanza de valores y morales (incluida aquí la Religión y la "educación para la ciudadanía" que propone el PSOE) ya que esto es algo perteneciente única y exclusivamente al ámbito familiar;
el Estado ha de ser Estado y no "papi Estado".


Visitas recibidas hasta hoy: