Estamos en: http://juventudpolítica.wordpress.com

26 junio 2005

ZP ha despertado el fantasma de la Guerra Civil "con toda la intención"

Os copio aquí una interesantísima entrevista a Esperanza Aguirre publicada hoy en La Razón:
Entrevistador: Si finalmente Fraga no se alza con la mayoría absoluta, ¿puede esto provocar que el PP se derrumbe como un castillo de naipes?
Esperanza Aguirre: En absoluto. Nuestros adversarios pensaban que iba a ser una derrota sin paliativos. De hecho, a mí me lo dijo el presidente del Gobierno en el congreso de UGT. También lo decían las encuestas. En el caso de que no se obtuviese el escaño 38 sería una derrota digna. Rajoy ha salido extraordinariamente reforzado de estas elecciones, en las que de una manera valerosa, luchadora y forjándose como líder en su tierra ha obtenido un gran éxito. La subida hasta 37 escaños se ha debido a la participación de Mariano Rajoy.
Entrevistador: ¿El futuro del partido pasa por Zaplana y Acebes?
Esperanza Aguirre: Creo que el portavoz en el Congreso ha sido elegido por los diputados, a propuesta del presidente nacional, y el secretario general a su vez por el propio Rajoy entre los miembros de la Ejecutiva. En el momento que quiera cambiar al secretario general lo hará. Él dijo que Ángel era el mejor y yo desde luego lo creo. Nuestros adversarios y sus voceros mediáticos pretenden que sustituyamos a Ángel Acebes para poner a uno que les guste más. Su estrategia es la de dividirnos internamente. Dividir al PP en dos grupos, los tildados de malos: antipáticos, antisociales, antiguos, los de la guerra de Iraq, los amigos de Bush, la derecha más radical, extremista, etc.; y, luego, un PP de buenos, tildado por ellos de «progres»: no crispadores que aceptan la componenda y están mejor vistos. Pero el PP es un partido en el que caben todas las opiniones.
Entrevistador: Hay militantes de su partido que entienden que ese lenguaje es duro y que perjudica a la imagen general del partido...
Esperanza Aguirre: ¿A qué llama lenguaje duro?
Entrevistador: El que expresa con contundencia...
Esperanza Aguirre: ¿Expresarme con contundencia es extremista?
Entrevistador: No he dicho extremista...
Esperanza Aguirre: Lo que molesta es que se llame a las cosas por su nombre y se plante cara a la mentira utilizada como arma política del Gobierno de Zapatero.
Entrevistador: ¿Está de ida o de vuelta de la política?
Esperanza Aguirre: Ni de ida ni de vuelta. Estoy en el momento más importante de mi vida política. De todas las responsabilidades que he tenido, sin ninguna duda, la más importante y apasionante es la que tengo ahora.
Entrevistador: Y ¿le gustaría ser la primera mujer presidenta del Gobierno?
Esperanza Aguirre: Es que ni me lo planteo. Si el partido me nomina y los madrileños me vuelven a votar por mayoría absoluta, tal y como ahora dicen las encuestas, cumpliré mi mandato. Después, me iré a mi casa. Eso es lo que tengo pensado en este momento, sin que por ello asuma ningún compromiso.
Entrevistador: Usted llegó a definir a Zapatero como el «Tony Blair español», ¿lo mantiene?
Esperanza Aguirre: A mí Zapatero me engañó. Pensaba que era un político socialdemócrata, moderado, e incluso él se definió como liberal. Yo le creía una persona no resentida, no rencorosa, alguien que no iba a rescatar el pasado cuando pensara que le favorecía por razones sectarias y partidistas... He de decir que para mí Zapatero ha supuesto una enorme decepción. Esa deriva radical que ha tomado el señor Rodríguez Zapatero y cuyo mejor ejemplo es la política exterior es extraordinariamente perjudicial para España. El que ahora resulte que seamos aliados de Chávez y Fidel Castro y prácticamente enemigos de Tony Blair o George Bush me parece absolutamente lamentable. Al igual que el hecho de que en la UE hayamos elegido a Chirac y a Schröder, que nos han dejado colgados de la brocha en el primer momento en el que no les hemos interesado. El aislamiento del señor Rodríguez Zapatero este fin de semana en la cumbre de la UE, como española me ha dolido y avergonzado. Si el PP hubiera ganado las elecciones de 2004 España sería hoy la tercera potencia mundial, no le quepa a usted la menor duda. Hoy somos inexistentes en el concierto internacional.
Entrevistador: ¿Corre peligro la Comunidad de caer en el victimismo que históricamente se le ha reprochado a los gobiernos catalán y vasco?
Esperanza Aguirre: Jamás se ha invertido tanto en Cataluña como con los gobiernos del PP. El Gobierno del señor Rodríguez Zapatero ha situado a Madrid en el último lugar de las inversiones per cápita. Lo nuestro no es victimismo, es el agravio constante. El Partido Socialista viene a por nosotros de cinco modos diferentes: primero, negando las inversiones; segundo, las infraestructuras que Madrid necesita; con la asfixia económica, cambiando el criterio que tiene el Instituto de Estadística de la UE, Eurostat, para imputarnos a nosotros la deuda de Metro; tercero, ninguneándonos institucionalmente. Prescinde de la Comunidad de Madrid en los actos del Gobierno de España; cuarto camino, utilizando las instituciones del Estado contra nosotros. Me refiero al fiscal general del Estado y a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Y quinto, buscando la división interna.
Entrevistador: Este «estrangulamiento» que usted dice, ¿es por estrategia política?
Esperanza Aguirre: No, no, porque somos el objetivo a batir. Sin ninguna duda. Somos la institución política más importante que está en manos del PP y, como tal, nos hemos convertido en el objetivo a batir. Además de eso, somos el modelo de aplicación de políticas liberales, y es que resulta que eso nos va muy bien: aumenta el empleo, se crean nuevas empresas...
Entrevistador: Zapatero ha dicho que no negociará con ETA hasta que no abandone las armas. ¿Qué diferencia hay con lo que dice el PP?
Esperanza Aguirre: La diferencia es que cuando le detuvieron el señor Otegi preguntó si lo sabía Conde-Pumpido. Ésa no es una pregunta casual. Esa pregunta da una idea muy clara de lo que está ocurriendo. María San Gil ha dicho claramente que no se sentará jamás en una mesa extraparlamentaria. Los vascos han tomado su decisión y han escogido a otros señores. ¿Por qué hay que poner de representante a Otegi, que no ha sido elegido por los vascos sino que está procesado por pertenencia a banda armada y pertenece, y no lo niega, a una organización política declarada ilegal y terrorista por el Tribunal Supremo? Al parecer el señor Otegi es el interlocutor del Gobierno, según dicen las crónicas. El PSOE está negociando, realizando concesiones. Por ejemplo, habría ilegalizado al Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV). Lo que sí digo es que no se ha hecho porque el Gobierno no ha querido. Ahí Conde-Pumpido ha cumplido con lo que le han ordenado. Si le quedaba algo de prestigio profesional cuando llegó al cargo lo ha perdido totalmente. El señor Conde Pumpido, que ya le llaman Conde «cumplido» porque es muy cumplido con el Gobierno, está dejando chico a Eligio Hernández. No ilegalizar al PCTV, decir que los manifestantes que tienen actitud vociferente son sospechosos... Éste es el más flagrante atentado a los derechos fundamentales de las personas, que se ha perpetrado nunca (detención de dos militantes del PP en la manifestación de la AVT). Comer con Bono cuando era un implicado en el asunto, o decir que es el mundo al revés que un juez pueda procesar a unos policías. ¿Qué pasó con Amedo y Domínguez? ¿No eran policías? ¿No se hizo bien en procesarlos? No digo que los policías que detuvieron a los dos militantes sean como ellos.
Entrevistador: ¿La sentencia de Haika, Segi y Jarrai sería otro ejemplo de ello?
Esperanza Aguirre: Para mí clarísimamente. No tengo información para decir cómo se ha gestado esa sentencia pero el comunicado de ETA es la prueba. ¿Qué dice ETA? Nos felicitamos de que el PSOE haya abandonado el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo. La señora vicepresidenta se ha negado a contestar en el Congreso a las preguntas sucesivas que se le han hecho por parte de representantes del PP en relación con los acuerdos que ha tomado con el tema de las prisiones, de los presos etarras. Se ha negado a responder.
Entrevistador: Pero ¿está el Gobierno detrás?
Esperanza Aguirre: De Haika no puedo decir que se haga desde el Gobierno porque son los jueces.
Entrevistador: Pese a la resolución del Congreso, ¿cree usted que el Gobierno está negociando con ETA?
Esperanza Aguirre:En mi opinión, el Gobierno está ya tratando con la banda terrorista y sus adláteres desde hace bastante tiempo. Porque si no, ¿por qué se dice que algo ha cambiado en el País Vasco? ¿Qué ha cambiado en el País Vasco? Yo no digo lo que he dicho antes porque sí, lo digo porque son ellos los que lo están declarando.
Entrevistador: ¿Qué cree que va a ocurrir con la política antiterrorista de Zapatero?
Esperanza Aguirre: Mi impresión es que ETA no va a aceptar ninguna otra cosa que no sea la secesión de España de las tres provincias vascas y de Navarra. Veo muy difícil que el señor Rodríguez Zapatero pueda hacer las concesiones que ETA demanda.
Entrevistador: En las últimas semanas el PP se ha echado a la calle. ¿Corre el peligro de caer en la política de pancarta que se le reprochó a Zapatero?
Esperanza Aguirre: El PP, de momento, yo no lo descarto, no ha convocado ninguna manifestación. Ha apoyado la convocada por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) y la del Foro de la Familia. Nada tiene que ver eso con llevar una pancarta en la que se llama asesinos a todos los diputados del PP, con fotografía de todos y cada uno de ellos.
Entrevistador: ¿De quién habla?
Esperanza Aguirre: Del señor Zapatero en la manifestación que encabezó junto con Llamazares, quienes llevaban unos carteles de asesinos en los que aparecían todos los diputados del PP. Las manifestaciones no deben suplantar la legitimidad de las urnas.
Entrevistador: ¿Ha despertado Zapatero el fantasma de la Guerra Civil?
Esperanza Aguirre: Sin ninguna duda. Lo ha reavivado con toda intención.
Entrevistador: ¿Cree que debería definirse de la misma manera y tener los mismos derechos las uniones entre personas del mismo sexo y las tradicionales?
Esperanza Aguirre: Estoy en contra de que se llame matrimonio a la unión de dos personas del mismo sexo, lo que no quiere decir que no esté a favor del ejercicio a fondo de los derechos de todos los ciudadanos. Estoy en contra de que se pretenda usufructuar la representación de todos los colectivos. Los gays, que son individuos libres, me votan a mí en Madrid en mayor proporción que a Simancas porque saben que defiendo por encima de todo las libertades y los derechos individuales.
Entrevistador: ¿Incluso el derecho a la adopción?
Esperanza Aguirre: Con ese derecho no estoy de acuerdo. Ese no es un derecho de las parejas sino del niño.
Entrevistador: Si no gana las elecciones autonómicas, ¿permanecerá cuatro años en la oposición?
Esperanza Aguirre: No lo tengo pensado. Aún no hemos pasado el ecuador de la legislatura. No tengo ni idea. No lo sé. Se lo diré cuando se celebren las elecciones de 2007.
Entrevistador: ¿Tiene usted algo que ver con el denominado «caso Majadahonda?
Esperanza Aguirre: El llamado «caso Majadahonda» no es más que una pelea interna del grupo de concejales del PP que discrepan radicalmente en un asunto de una parcela que se quiere vender por concurso. Tres concejales, uno de ellos el alcalde en aquel momento, opinan que el precio no debe computar y doce concejales, que suponen la mayoría de la Corporación, piensan lo contrario. Esa discusión es grabada por los discrepantes en vídeo. Se la entregan a la Ser y ésta la reproduce. A lo largo de la discusión me mencionan. Entonces el fiscal general del Estado, sin más prueba que la alusión a mí en una conversación privada, grabada sin permiso de los que hablan, decide enviar esto al fiscal anticorrupción. A mí no me han acusado de una práctica ilegal estos señores que están pagados por la señora Porta (portavoz adjunta del PSOE en la Asamblea de Madrid). El señor Conde-Pumpido, que no ha considerado oportuno intervenir ni en el caso de El Carmelo ni en el de las facturas falsas, lo hace en este asunto porque se lo pide la señora Porta dando el ejemplo de sumisión, sectarismo y partidismo más escandaloso que se recuerda en un fiscal.
Entrevistador: ¿Debería dimitir su consejero de Sanidad si el juez dice que no ha habido sedaciones irregulares en el hospital Severo Ochoa?
Esperanza Aguirre: Mi consejero no ha acusado a nadie ni ha manifestado ninguna opinión. No ha instruido expediente disciplinario ni ha cesado a nadie ni ha suspendido de empleo y sueldo... Ha puesto los hechos en conocimiento del juez porque entiende que puede haber indicios de mala práctica. Pudiera haberlos. Si no los hay, pues mucho mejor para todos. La obligación de las autoridades públicas cuando creen que puede haber algún indicio de delito es ponerlo en conocimiento del juez. Eso fue lo que hizo el señor Lamela.
Ostenta el honor de ser la mujer con la carrera política más brillante de la historia del parlamentarismo español. Ha sido concejala, ministra de Educación en el primer Gobierno de José María Aznar y presidenta del Senado, puesto que dejó para ser candidata del PP a la Presidencia de la Comunidad. A finales de 2003 sustituyó a su compañero de partido Alberto Ruiz-Gallardón al frente del Gobierno regional. Liberal por los cuatro costados, no tiene ningún empacho en reconocer la veneración que siente por Aznar y se parte la cara, metafóricamente, claro, con cualquiera con tal de defender al que fuera su líder. Reserva un lugar preferente en su despacho a una foto en la que aparece junto a él.


Visitas recibidas hasta hoy: