Estamos en: http://juventudpolítica.wordpress.com

06 mayo 2005

¿Cuál es el poder real de “la calle”?

Después de haber “vivido” las elecciones en España, Australia, Estados Unidos y Reino Unido cabe realizarse la pregunta que lleva por título este artículo, y es ¿Cuál es el poder real de “la calle” en el mundo en el que vivimos?, ¿Tienen las manifestaciones tanta fuerza como pensamos?. Si la respuesta a esto último fuese un SÍ, cabría entonces preguntarse ¿Vivimos en un mundo de hipócritas?.

Y todo esta amalgama de preguntas que yo me hago y seguramente mucha gente también se hará viene a colación de que tras las multitudinarias manifestaciones en todos los países occidentales en contra de la Guerra de Irak pues se pensó que los que la habían propiciado (la guerra) serían duramente derrotados en las elecciones de sus respectivos países. Pero NO, vemos que ha sucedido todo lo contrario: Bush gano con más fuerza las elecciones, Blair acaba de conseguir su tercera mayoría absoluta consecutiva, Howard (Australia) también revalido su puesto y el PP aquí en España fue el único derrotado, eso sí con la diferencia de que aquí hubo una masacre perfectamente orquestada para echar del poder el PP.

Tras todas estas elecciones pues uno se plantea cual es el poder real que tienen las manifestaciones; si estas tuviesen el poder que desde el PSOE y los medios giliprogres (léase El País, SER, T5,C+, etcétera) nos han querido hacer ver pues llegaríamos a la conclusión de que vivimos en un mundo de hipócritas. Sin embargo no creo que sea ese el significado que debamos extraer de todo esto sino que el verdadero significado de todo esto es que a la gente le prima mucho más como vaya la economía de un país, se cumple aquello “mientras no me toques el bolsillo a mi me vale”.

Es así de simple, hoy en día la gente no se mueve en su mayoría por convicciones políticas por mucho que nos lo quieren hacer ver, sino que la gente se mueve en función de cómo evoluciona su calidad de vida con unos y con otros. Ahora la sociedad es más “mansa”, más “tranquila”, ya no importa tanto que este la izquierda o la derecha en el poder porque lo que verdaderamente importa es como vaya la economía de cada uno.

Hoy en día prima lo pragmático, triunfaría de largo un partido pragmático en cualquier país antes que un partido ideológico. La gente quiere disponer de más dinero, poder vivir mejor y eso sólo se consigue teniendo buenos gestores en la economía de un país. Por esa razón Aznar caló tan hondo en la sociedad porque era un buen gestor y con él en el gobierno la economía iba viento en popa.

Así pues, quizás los sindicatos y la izquierda deban plantearse un cambio de siglo ya que las manifestaciones ya se empleaban en el siglo XIX y ahora estamos en el XXI, y además todo apunta a que las manifestaciones han perdido en gran parte su “affaire” de otrora.


Visitas recibidas hasta hoy: